La sombra de la ley. Gangsters y anarquistas

Hace una semana se estrenaba en España una nueva película de corte histórico, esta vez ambientada en el año 1921. La Sombra de la Ley nos traslada a una Barcelona convulsa, donde vemos avanzar las obras de la Sagrada Familia, con la Fachada del Nacimiento casi finalizada. La película nos presenta así un contexto de lucha entre múltiples grandes facciones, a su vez fragmentadas, en los años previos al golpe de Estado de Primo de Rivera.

En primer lugar tenemos el movimiento anarcosindicalista, que lucha por los derechos de los trabajadores y la igualdad de condiciones laborales. Este movimiento se representa en dos vertientes: la pacífica, liderada por la figura de Salvador Seguí –llamado Salvador Ruiz en el film- y la radical, liderada por grupos de acción que toman las armas para cometer atentados contra las élites y la policía. Ambas posiciones son representadas a modo de “medias verdades”, al reflejar que la lucha interna entre ellas fue la causa del asesinato del líder sindical, siendo un radical el que termina empuñando el arma que acaba con su vida para así tomar el control de la CNT. Sin embargo, la realidad fue otra, ya que en esta época surge el pistolerismo, del que sí fue víctima este líder sindical. Esta práctica consistía en la contratación de asesinos a sueldo que eliminaban a los sindicalistas para frenar sus intenciones revolucionarias.

La-Sombra-de-la-Ley
Cartel de la película. Fuente: cinemagavia

Por otro lado, también vemos que los protagonistas sindicales están viviendo la Huelga de la Canadiense, una de las más importantes a nivel histórico, que consiguió reducir la jornada laboral a ocho horas, siendo así España el primer país en el que consiguen ganar esta lucha. Sin embargo, esta ocurrió dos años antes del momento en el que se sitúa la película.

En segundo lugar, vemos el bando policial y el militar, que se reflejan obsesionados con acabar con la lucha anarquista a cualquier coste. Relacionado con esto, el Gobierno Central fomentó la brutalidad policial mediante la entrada en vigor de la Ley de Fugas, criticada y aun así ampliamente empleada a lo largo de la película. Esta consistía en que la policía podría disparar a aquellos que escapaban, dando pie a múltiples montajes para justificar la muerte de sospechosos y detenidos. A su vez, también se puede ver cómo algunos de los atentados del momento fueron realmente orquestados, para así poder justificar actuaciones más severas en la ciudad.

Esto último nos da pie a hablar de otro personaje destacado, tanto en la ficción como en la realidad: el Barón de Köenning y su mano derecha Antonio Soler “El Mallorquín”. Este líder mafioso jugó un papel importante en la lucha contra la CNT, aunque termina siendo perseguido a su vez por el Gobierno Central de Eduardo Dato y expulsado del país. El Barón jugó años después un importante papel como espía en la II Guerra Mundial, mientras que “El Mallorquín” emigró a América en 1920. Aquí vemos de nuevo que la película se toma licencias históricas, ya que ninguno de ellos estaba en Barcelona en 1921 y en la ficción acaban siendo ambos asesinados. Sin embargo, la muerte de Dato este mismo año a manos de anarquistas catalanes sí se sitúa correctamente.

18186_frame_es_001__600x450
Paco Tous interpretando a Salvador Seguí. Fuente: Faro de Vigo

Finalizamos el análisis de esta compleja y convulsa época con el gran telón de fondo que cubre toda la película: El Desastre de Annual, ocurrido en el verano del año retratado. La pésima situación del ejército español en Marruecos fue una de las noticias más sonadas del momento, lo que también fomentó que desde ciertos sectores se estimulase la tensión catalana para desviar la atención pública, hecho que se muestra en los últimos momentos de la obra, y que conjuntas acabaron siendo las principales causas del Golpe de Estado de Primo de Rivera.

Tenemos, de este modo, una película que nos muestra una época de nuestra Historia muy difícil de retratar, debido a las múltiples facciones que existieron. Luchas de igualdad y justicia laboral, corrupción, auge de los clubes de alterne –e incluso del cine erótico-, conspiraciones políticas y militares, terrorismo y un largo etcétera hacen de esta una película que nos ayuda a entender un poco mejor esta complicada época. Sin embargo, eso sí, no hemos de olvidar que contiene varias libertades que no se corresponden con la realidad.


[Imagen de cabecera extraída de http://www.cine.atresmedia.com]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.