Nómadas en la sombra

“28 de mayo. Se me ofrece una oportunidad para escaparme, o al menos para enviar un par de palabras a casa. Una banda de cíngaros ha venido al castillo y han acampado en el patio interior. Estos no son otra cosa que gitanos; tengo ciertos datos de ellos en mi libro. Son peculiares de esta parte del mundo, aunque se encuentran aliados a los gitanos ordinarios en todos los países. Hay miles de ellos en Hungría y Transilvania viviendo casi siempre al margen de la ley. Se adscriben por regla a algún noble o boyar, y se llaman a sí mismos con el nombre de él. Son indomables y sin religión, salvo la superstición, y sólo hablan sus propios dialectos.”

Drácula (Bram Stoker, 1897)

 

Con estas palabras el incauto Jonathan Harker, consciente de su aciago destino en el castillo del Conde Drácula, nos presenta por vez primera al estereotipo de personaje secundario más recurrente en las ficciones sobre vampiros. Originalmente denominados Roma -o Rom en su versión singular, cuya traducción sería “hombre” o “marido”-, se les conoce también como cíngaros, romanís o gitanos, un grupo étnico de tradición nómada, ampliamente extendido por Europa desde el s. XV.

Tradicionalmente, en el occidente europeo, se consideró que procedían de Egipto, mito que muchos de ellos promovieron, identificándose como señores de esta región. De esta confusión nacería el epíteto gitano, como derivación del término egipciano, cuyo uso se encuentra a día de hoy ampliamente extendido en regiones como España y Francia. Atendiendo a los datos históricos y al origen indoeuropeo de la lengua romaní, se cree que procederían del norte de la India, lugar desde el que se documentan varias migraciones hacia Persia a lo largo del s. XI. Su llegada a Europa se produciría por el este, asentándose en los territorios eslavos entorno al s. XIV y documentándose su expansión cara occidente a lo largo del siglo siguiente.

Su historia se encuentra entremezclada con la de aquellos territorios en los que se asentaron, sin llegar algunas comunidades a perder nunca su estilo de vida nómada. Se asociaron largo tiempo con oficios relacionados con ese estilo de vida itinerante, tales como la venta ambulante y la trashumancia; ocupaciones relacionadas con el trabajo de los metales, como la herrería o la quincallería; u oficios vinculados al misticismo y el entretenimiento, como por ejemplo músicos, artistas callejeros o adivinos. Muestra de ello son, entre otras, las representaciones de este colectivo mostradas en novelas como El Jorobado de Notre Dame (1831) de Victor Hugo o Las Puertas de Anubis (1983) de Tim Powers.

Resulta sorprendente, por otra parte, el devenir histórico sufrido por este pueblo en la zona eslava, principalmente en Rumanía, donde tuvieron consideración de esclavos, tanto estatales como asociados a nobles o congregaciones religiosas, hasta bien entrado el s. XIX. La llegada de la mecanización resultante de la Revolución Industrial a estos territorios, así como movimientos pro-abolición traídos por estudiantes desde otros países, condujeron a la abolición de este status en 1864, devolviendo finalmente a los Roma sus derechos y libertades.

Ahora bien, la inclusión que Stoker hace de estos personajes en su afamada novela Drácula (1897), no solo guarda vinculación con la amplia presencia de este grupo étnico en la nación del Conde, sino con su costumbres y creencias respecto a la muerte. Tema tabú, la muerte de un miembro de la comunidad precisa de la realización de una serie de ritos y acciones, que aseguren el aplacamiento del finado, a riesgo de que este vuelva a la vida, convertido en mullo o vampiro. Numerosas son las razones que pueden llevar a este resurgimiento de la muerte, entre las que destacan las muertes antinaturales o violentas y los suicidios, así como ciertas circunstancias o acciones, cuyas consecuencias afectarían a toda la comunidad. Los mullos volverían a la vida en busca de venganza, para perseguir a aquellos que les dieron muerte o, por ejemplo, decidieron conservar las posesiones terrenales del muerto, que se consideran contaminadas y por lo tanto deben ser destruidas. Su resurgimiento daría lugar a la creación de otros seres antinaturales, pudiendo estos no-muertos procrear con mujeres vivas.

Otra asociación habitual en este tipo de ficciones es la capacidad, deliberada o no, que poseen algunos de los miembros de estas comunidades para convertirse en hombres lobo. Denominados ruvanush, literalmente “hombre-lobo”, este estado guardaría relación con la magia, más que con un estado alterado producido por una mala gestión de algún tipo de ritual o la infección provocada por la mordedura de un lobo.

Resulta bastante patente, por lo tanto, la razón de la presencia de este grupo étnico en Drácula (1897), donde se nos presentan como siervos del Conde, al que deben su lealtad –y entregan las cartas del pobre Jonathan-, mostrándonos esa relación de servidumbre-esclavitud con el noble. Ahora bien, esta no es la única ficción en la que observamos el binomio vampiro-romanís, encontrándose esta relación ampliamente extendida en diversos medios.

Ejemplo de ello es la película La Reina de los Condenados (2002), adaptación del libro homónimo y su predecesor Lestat el vampiro (1985), pertenecientes a las Crónicas vampíricas de la escritora Anne Rice. En la adaptación cinematográfica el protagonista, Lestat, recién convertido en vampiro, es atraído por la música de un grupo de romanís que acampan en una playa cercana a su lugar de residencia. De este encuentro, que termina con la muerte de al menos dos de los miembros de esta comunidad, el vampiro adquiere su bien amado violín, que en la versión novelesca es heredado de su amigo Nicolás.

Anna y Velkan Valerius (Kate Beckinsale y Will Kemp, respectivamente) son dos príncipes gitanos, herederos de una larga familia de cazadores de vampiros, en la película de Stephen Sommers Van Helsing (2004). Curiosamente, en esta más que libre adaptación de la obra de Stoker –en la que incluso el monstruo de Frankenstein y Mr. Hyde hacen un cameo-, Velkan es convertido en hombre lobo por una de las criaturas de Drácula, cayendo por lo tanto bajo el control del vampiro.

Haciendo referencia a algunas series, la más reciente Hemlock Grove (2013), basada en el libro homónimo, nos presenta la extraña relación existente entre Roman Godfrey, un vampiro o upir, y Peter Rumancek, un licántropo de ascendencia italo-gitana. Asimismo, la mítica Buffy, la cazavampiros (1997) nos muestra a un grupo de romanís como los responsables de la maldición lanzada a Angelus, convirtiéndolo en el vampiro con alma conocido como Ángel.

La industria nipona se ha hecho, asimismo, eco de esta relación en más de una ocasión, como puede verse por ejemplo en el juego Castlevania II: Simon’s Quest (1987), en el que nuestro protagonista se cruzará en varias ocasiones con personajes llamados “gypsys”, cuya función es servirnos como mercaderes, darnos acceso a lugares ocultos y proveernos de objetos de gran poder. Otro ejemplo de ello es el anime Blood + (2005), en el que uno de los personajes principales, Haji, posee ascendencia romaní; o la banda sonora del anime Hellsing (1997), una de cuyas canciones lleva por título Gypsy of Atonement.

Queda patente, por lo tanto, la importancia que este pueblo ha tenido a lo largo de la historia, tanto en la ficción como en la realidad, y como un detalle, introducido allá por 1897 por Bram Stoker en su novela, ha sido capaz de perdurar en el tiempo, generando un corpus ficticio propio. Desde su estilo de vida nómada, hasta su vinculación con las artes místicas y el resurgir de los muertos, el pueblo de los Roma ha propiciado ese ambiente de romanticismo y misticismo necesario para convivir con los grandes relatos de vampiros, convirtiéndolos en los eternos secundarios a los que pocos prestan atención, pero que al llegar el amanecer contemplan las cenizas del no-muerto, con cuya leyenda estarán para siempre vinculados.


BABER, P. (1941). Vampires, Burial and Death. Folklore and Reality. Nueva York: Yale University.

GUILEY, R. (2005). The Encyclopedia of Vampires, Werewolves, and Other Monsters. Nueva York: Visionary Living, Inc.

LECOUTEUX, C. (2018). Dictionary of Gypsy Mythology: Charms, Rites, and Magical Traditions of the Roma. Inner Tradition.

 

Enlaces de interés:

Britannica: Roma – https://www.britannica.com/topic/Rom

Castelvania Wiki: Gypsys – http://castlevania.wikia.com/wiki/Gypsy

The right to Roam (documental) – https://topdocumentaryfilms.com/right-to-roam/

Wikipedia: Romani people in fiction – https://en.wikipedia.org/wiki/Romani_people_in_fiction


[Imagen de portada: fotograma de la película La Reina de los Condenados]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.