Jojo Rabbit: niños en la II GM

spoiler-alert Esta entrada contiene spoilers relativos a la película Jojo Rabbit. Si todavía no la has visto, quizás sea mejor que no sigas leyendo.

Si hay una etapa de la Historia que ha calado en las producciones de ficción más que ninguna otra, esa es sin duda la II Guerra Mundial. Tal es su impacto 75 años tras su finalización, que todavía sigue siendo una temática que cosecha numerosas nominaciones y premios de primer nivel, como pudimos comprobar en la 92ª gala de los Premios Oscar con la película Jojo Rabbit, del galardonado director y guionista Taika Waititi.

2994302-gf
Cartel de la película. Fuente: IMDb

A través de la óptica de un niño de 10 años, y en tono de humor, somos testigos de los meses previos a la caída de Berlín. De este modo, comenzamos las aventuras del pequeño Jojo con entusiasmo, al dirigirse con su mejor amigo a un campamento de las Deutsches Jungvolk (Jóvenes Alemanes de las Juventudes Hitlerianas), en el que los niños eran obligados a participar antes de poder formar parte de las Juventudes Hitlerianas al cumplir los 14 años. Se trataban de campamentos donde los niños aprendían técnicas de supervivencia y realizaban actividades físicas, como aprendizaje de valores de crecimiento personal, aunque la prioridad era inculcarles un profundo adoctrinamiento en ideología nacionalsocialista desde la infancia. Con el transcurso de la II Guerra Mundial, estas escuelas también adiestraban en técnicas militares, como se puede ver en numerosas ocasiones en la película, donde nuestro protagonista es herido en un accidente con una granada de mano.

Debido a ello, es enviado a casa, donde descubre que su madre esconde en un altillo a una joven judía, que ayudará a Jojo a comprender que en realidad él no es nazi, sino tan solo un niño al que le gusta su uniforme y que quiere encajar en un grupo. De esta forma, su percepción del nazismo irá cambiando según se aproxima el final de la guerra, algo que se refleja en gran medida gracias a su relación con su amigo invisible, personificado por Hitler, al que consideraba su fiel amigo y confesor, y termina siendo desterrado de su cabeza al final del largometraje, simbolizando a su vez la llegada de la madurez para Jojo.

img-snap00805
Fotograma de la película durante la Batalla de Berlín. Fuente: Gigazine

Finalmente, también es interesante ver cómo se representa la batalla de Berlín, para la que el metraje incide constantemente en la participación ciudadana, viéndose a numerosos civiles (especialmente niños) disparando contra el ejército enemigo. Se tratan de los Volkssturm, una milicia nacional que aumentó el número de incorporaciones al ejército alemán a partir del 18 de octubre de 1944, a través de un reclutamiento masivo de la población masculina entre los 16 y los 60 años, incluidos aquellos que estaban exentos del servicio militar hasta ese momento. A ellos se les sumaron los niños de las Deutsches Jungvolk, ordenados también a combatir en un último empeño de resistir la ocupación aliada, aunque muchos de ellos participaron de forma voluntaria.

El adoctrinamiento infantil fue una de las claves del III Reich y se refleja en gran medida en esta batalla final, donde son enviados a luchar sin importar su temprana edad. Vemos, por tanto, que Jojo Rabbit se centra más en el aspecto social de la guerra, incidiendo especialmente en la evolución de la mentalidad de un niño obligado a vivir en sus propias carnes una guerra de la que se sentía profundamente orgulloso, hasta que fue consciente de lo que suponía realmente.


[Imagen de portada extraída de Hipertextual]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .