La respuesta a la revolución suena desde Oklahoma

No vamos a descubrir ahora la relación entre música e Historia, ampliamente comentada en El Octavo Historiador. Como resulta obvio, el pasado es una fuente de inspiración recurrente, pero más aun lo son hechos contemporáneos que, con el paso del tiempo, acaban convirtiéndose en hechos históricos de primer orden. Uno de esos momentos clave es la Guerra Fría, durante la cual tuvieron lugar un sinfín de transformaciones políticas, sociales y culturales que fueron configurando de un modo decisivo el mundo tal y como lo conocemos hoy en día. Compositores de los más diversos estilos fueron narrando en sus letras todo este proceso, casi todos con el denominador común de la crítica al sistema y el afán rupturista. Sin embargo, ¿qué sucede con aquellos a los que esas nuevas alternativas les parecían aun peor? ¿Acaso no tenía representación su modo de ver el mundo en la música, pese a representar en torno a la mitad de la población, sino incluso más? Pues bien, en los Estados Unidos de finales de los sesenta surgió un himno que, de forma involuntaria, acabó siendo la voz de millones de conservadores, Okie from Muskogee, de la estrella del country Merle Haggard.

Imagen extraída de: spotify.com

Para comprender el enorme éxito de esta composición hay que situarse en un contexto muy concreto como es la Guerra de Vietnam, que generó un gran impacto en la sociedad estadounidense. El conflicto, con el que Washington se había comprometido desde mediados de la década de los sesenta, había costado ya un elevado número de víctimas, y las protestas y manifestaciones contra la intervención en Indochina eran una constante. En estrecha relación con esto, grupos pacifistas y anticapitalistas estaban ganando espacio público, y el movimiento hippie seducía a muchísimos jóvenes, que se sumaban a sus filas. Como era esperable, todos estos cambios resultaban del todo indeseables y muy negativos para millones y millones de personas de cariz más conservador, especialmente en las regiones del centro y el sur de los Estados Unidos. Fue en una de sus giras por estas zonas, pasando por Muskogee, Oklahoma, cuando Merle Haggard pensó en reflejar las ideas y preocupaciones de toda esa población, pese a que él no las compartiera en su totalidad. De hecho, aunque también hubiera cierto afán paródico de la América profunda, el propio The Hag señaló que en su cabeza estaba defender a aquellos jóvenes soldados que renunciaban incluso a su propia vida para defender el país y las libertades de todos los demás -recordemos que la lucha contra el comunismo era vista precisamente como el combate frente al totalitarismo-.

Así, desde que la primera vez que sonó, Okie from Muskogee fue, al mismo tiempo que alabada por los conservadores, muy criticada desde círculos más progresistas, lo que reafirmó su popularidad como canto en favor de todas esas masas indignadas ante lo que interpretaban como insultos a sus valores más arraigados. Quizás quepa destacar, en primer lugar, la importancia de la bandera nacional, también conocida como “Old Glory”, ondeante aun en las instituciones públicas (We still wave Old Glory down at the courthouse) pese a la habitual quema de banderas protagonizada en esos años por manifestantes contra la Guerra de Vietnam, mismo destino que les daban a las cartillas militares, al revés que en Muskogee y miles de localidades más tradicionales (We don’t burn no draft cards / down on the Main Street, o “No quemamos cartillas militares / en la calle principal”).

También se critican otros cambios en los usos y costumbres, como podía ser la popularización de las droga por parte de los hippies (We don’t smoke marijuana in Muskogee. / We don´t take no trips in LSD, o “Nosotros no fumamos marihuana en Muskogee. / No nos pegamos viajes con LSD”). De hecho, es con esos versos con los que se inicia la canción. Eso sí, el tradicional alcohol destilado ilegalmente o “white lightnin’” tiene un mejor trato en este tema, posiblemente por ser algo bastante característico de pueblos del interior.

Imagen extraída de: tulsaworld.com

Las transformaciones estéticas tampoco acababan de convencer, y la larga melena descuidada característica de los hippies o las sandalias con abalorios tampoco son dejadas en buen lugar por Merle Haggard (Leather boots are still in style for manly footwear; / beads and Roman sandals won’t be seen, o “Las botas de cuero  aun están de moda como calzado masculino; / los abalorios y las salndalias romanas no son vistas”. También We don’t let our hair long and shaggy, like the hippies out in San Francisco do, o “No dejamos crecer nuestro pelo largo y descuidado, como hacen los hippies en San Francisco”). Este último verso, precisamente, se refiere a la dicotomía entre dos mundos distintos dentro de una misma sociedad, representados por dos lugares muy diferentes: la pequeña y tradicional Muskogee frente a San Francisco, más grande, multicultural y progresista.

Pero no toda la canción critica los cambios, sino que alaba también los aspectos que se consideraban más positivos de la tradición, como el respeto (ejemplificado en las instituciones educativas, en contraste con las protestas constantes en numerosos campus universitarios de otras zonas: and the kids here still respect the college dean, o “y los chicos aquí aun respectan al decano”) o la diversión moderada (A place where even squares can have a ball, o “Un lugar donde incluso los aburridos/cuadriculados pueden pasárselo bien”).

Así, comprobamos -y va ya una infinidad de ocasiones- lo mucho que podemos llegar a comprender algo mejor procesos históricos complejos en base a la música que los protagonistas de aquellos tiempos escuchaban en su día a día. Y, en este caso, desde una óptica muy diferente a lo que se acostumbra, mucho menos rupturista y más tradicional que la visión eminentemente progresista de la mayoría de músicos y compositores que alcanzaron más éxito mientras reflejaban la realidad de la Guerra Fría y sus cambios sociales.

Enlace a la canción Okie from Muskogee, de Merle Haggard


[Imagen de portada a partir de la portada de: udiscovermusic.com]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.