La Conspiración y sus “Dos Españas”

Ya hay un español que quiere // vivir y a vivir empieza, // entre una España que muere // y otra España que bosteza. // Españolito que vienes // al mundo te guarde Dios. // Una de las dos Españas // ha de helarte el corazón.

Antonio Machado. Campos de Castilla.

Los españoles hemos escuchado muchas veces a lo largo de nuestras vidas frases que hacen referencia a la existencia de “dos Españas”, un concepto que recoge la dinámica de guerra civil constante que ha caracterizado la historia contemporánea del país. Hoy analizamos La Conspiración, una película española terminada en 2012 pero estrenada en 2019. Se ambienta entre febrero y julio de 1936 y que sigue la construcción de la sublevación militar que daría inicio a la Guerra Civil.

El film tiene como protagonista al general Emilio Mola Vidal y comienza cuando este llega a Pamplona y se hace cargo de la gobernación militar. Desde el inicio, se nos muestra un clima de tensión en la ciudad, en la cual tienen lugar manifestaciones de grupos de izquierdas nada concretos y reuniones de capitanes descontentos con la República. Esta agitación se ve intensificada por sucesos ajenos a los de la propia ciudad, aprovechando la película para mostrarnos acontecimientos del año 36 que acrecentaron la inestabilidad reinante. Es el caso del entierro del guardia civil Anastasio de los Reyes, durante el cual se produce una reyerta entre los asistentes al entierro que decidieron llevar su féretro por las calles de Madrid y la Guardia de Asalto dirigida por José del Castillo. Durante el conflicto muere asesinado, entre otros, Andrés Saenz de Heredia, primo de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange. Toda la película es narrada con Mola como protagonista, por lo que se nos da una visión parcial de cómo el militar ve los hechos y la situación general del país.

El principal foco de la película se centra en mostrar cómo se fragua la conspiración para dar el golpe de estado, en sus protagonistas y, sobre todo, las disensiones entre ellos. A lo largo de la cinta se nos va a mostrar cómo esta idea de las “Dos Españas” no es más que una simplificación absurda, ya que si el bando republicano estaba fragmentado en varios grupos enfrentados entre sí, el bando sublevado no se quedaba atrás. Desde el inicio del film, el leit motiv de Mola es conseguir todos los apoyos necesarios para hacer funcionar el levantamiento para derrocar a la República. Para ello, se nos muestran algunos de los acuerdos a los que llega y se nos presentan algunos de sus apoyos. Es el caso del general Miguel Cabanellas, quien se compromete a entregarle armas a cambio de mantener la bandera tricolor y el Himno de Riego como símbolos del futuro régimen; el general Queipo de Llano, el cual accede a hacerse cargo del levantamiento en Sevilla, siempre que se mantenga la República, pero le advierte de que no confíe ni en Franco ni en Primo de Rivera; José Antonio Primo de Rivera, por su parte, compromete a Falange en el alzamiento, siempre y cuando se le reserve una importante parcela de poder en el futuro gobierno. Por otro lado, Fal Conde y el Conde de Rodezno, dirigentes carlistas, le exigen, a cambio de su apoyo, que se restaure la bandera bicolor, la disolución de todos los partidos políticos y la derogación de las leyes laicas de la República, así como la implantación de la monarquía.

Vemos, por tanto, que los sublevados tienen una gran cantidad de conflictos internos, poniendo en peligro en repetidas ocasiones que pueda prosperar el golpe. Destaca también la ausencia en pantalla del General Franco, el cual solo aparece mencionado y a quien se presenta como una parte esencial del plan, pero que no quiere comprometerse por completo sin tener la seguridad de que el alzamiento funcionará. También aparecen, aunque en segundo plano, el director del Diario de Navarra Raimundo García García “Garcilaso”, diputado en Cortes; Mariano Menor Poblador, gobernador civil de Navarra; José Alonso Mallol, Director de la Dirección General de Seguridad o José Rodríguez-Medel, comandante de la Guardia Civil de Navarra. De forma tangencial se menciona al coronel Juan Yagüe de Marruecos y a los generales Goded (sublevado) y Llano de la Encomienda (lealista), que se enfrentarían por el control de Barcelona.

El punto culminante de la película llega con los asesinatos del Teniente Castillo de la Guardia de Asalto y del diputado Calvo Sotelo, lo cual acelera los acontecimientos y lleva a la mayoría de fuerzas implicadas a retirar sus condiciones a Mola, exceptuando a Franco, que sigue sin comprometerse al terminar el film. Finalmente, la película muestra el comienzo del alzamiento con un comunicado del General Mola, dando inicio a lo que se convertiría en un golpe de estado fallido que daría lugar al estallido de la Guerra Civil.

Se trata, en resumidas cuentas, de una película muy atractiva por la representación que hace de los acontecimientos del año 1936 y de la orquestación del golpe militar que daría inicio a la Guerra Civil Española. Más aún, es interesante cómo muestra que estas “Dos Españas” que citamos al inicio realmente no eran tales, sino que la Guerra Civil aglutinó en bandos opuesto a múltiples sectores y facciones con muchas rivalidades y diferencias entre sí.


[Imagen de portada extraída de: diariodesevilla.es]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.